sábado, 26 de octubre de 2013

Decidí quererme.

 

 
Decidí quererme.
 
Decidí aceptarme con mis virtudes y con mis defectos.
 
Decidí que merezco mi cariño y compresión.
 
Comprendí que si no me respeto a mi mism@, no podré vivir plenamente.
 
Comprendí que puedo mejorar de verdad, si lo hago desde el amor y la aceptación a mi mism@.
 
Me quiero y me acepto.
Decidí quererme.
 
Decidí ejercer mis derechos.
 
Decidí que tengo derecho a cambiar.
 
Decidí que tengo derecho a tener y respetar mis propias opiniones.
 
Comprendí que soy un ser humano único, como todos, y que en esa autenticidad está mi valor.
 
Comprendí que no puedo pedir a los demás lo que yo mism@ no me doy.
 
Me acepto con mis virtudes y mis defectos. Me quiero y me respeto.
 
Comprendí que puedo gustarme independientemente de la opinión ajena.
 
Decidí vivir y sentir.
 
Decidí regalarme cada día unas palabras de ánimo y una sonrisa.
 
 
 
 
 
 
Hasta el próximo post.
 
Felices días de tratarnos bien, de aceptarnos y de regalarnos una sonrisa sincera.
 
Mer Muñoz
 
 
 
Artículos relacionados

Espejito mágico
 
 
 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. buenísimo, me encanta tu post, sobre todo porque sí que alguna vez te has sentido débil, y no aceptas ni tu vida, ni lo que haces...y que esta situación te puede hasta límites inimaginables....Gracias

    ResponderEliminar
  2. Te animo a tratarte con cariño, esto te dará unas fuerzas renovadas.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Si quieres aportar alguna idea o decirnos lo que te parece este artículo añade un comentario. Gracias por tu colaboración.