martes, 31 de diciembre de 2013

2014 Momentos de autoestima



Comenzamos un nuevo año lleno de nuevas oportunidades y nuevos caminos que recorrer.

Os propongo comenzar el año con ilusión. Ilusión por que en este año nos tratemos mejor a nosotros mismos, por que no nos cerremos puertas antes de empezar, ilusión por que en este año crezcamos como seres humanos más sabios y libres. Ilusión por tener fuerza y coraje para perseguir nuestros verdaderos deseos, tratando siempre con el mayor respeto a los demás.

Dejemos de ser nuestros propios enemigos, dejemos de cerrarnos las puertas antes de comenzar el camino, dejemos de ponernos etiquetas que nos paralizan.

Que estos 365 días sean 365 granitos de arena para aumentar nuestra montañita de sabiduría  y nuestro tesoro interior.

Hagamos de esta sociedad una sociedad mejor, con personas más libres, seguras de si mismas y auténticas.

Os propongo que este año dediquéis tiempo a pensar en lo que de verdad queréis y lo que no queréis y la manera de liberaos de situaciones que no deseáis.

Os propongo que a lo largo del año consigamos ser capaces de ponernos delante de un espejo, mirarnos de verdad a los ojos, con sinceridad, y  decirnos "me acepto tal como soy, me perdono mis errores, y me quiero".

¿Os gustan las colecciones? Os propongo coleccionar algo nuevo en este 2014. Coleccionemos momentos de autoestima, dediquémonos momentos en los que hagamos algo por ser mejores, por aprender cosas nuevas, por cuidarnos, por disfrutar, por relacionarnos con personas que queremos.
Momentos buenos que  nos hagan sentir bien, a gusto con la vida. Momentos de olvidarnos de los problemas y de disfrutar, disfrutar de una buena compañía, disfrutar de una comida, disfrutar de un helado de fresa o de una puesta de sol, disfrutar cuidando nuestra mente o nuestro cuerpo.






¡Os deseo una gran colección!
 
¡Feliz 2014 !
 
Mer Muñoz
 
 
 
Artículos relacionados                                                                Enlaces de interés
 Decidí quererme                                                                Psicólogos Madrid Logoser
 
 


domingo, 24 de noviembre de 2013

Sobreprotección



A veces un mal entendido "amor" hace que algunas personas hagan daño a otras, aunque es un daño no intencionado y además desconocido, pero no por ello menos perjudicial.

Imaginad un niño  que durante toda su vida ha tenido a alguien que ha tomado decisiones por él. Jamás se ha equivocado porque cada vez que iba a hacerlo
alguien le ha impedido hacerlo. Le han protegido de los peligros y de los errores, y también le han protegido en sus relaciones con los demás.
¿cómo creéis que ese niño será de mayor?
     ¿tendrá seguridad en si mismo?
     ¿sabrá desenvolverse en la sociedad?
     ¿tendrá habilidades sociales?
     ¿será una persona responsable y con resistencia al estrés?

La respuesta, supongo que todos la imagináis, es "no" a todas las preguntas.
Ese adulto será alguien indeciso, sin capacidad de tomar decisiones, inseguro de si mismo, sin tolerancia al estrés, sin tolerancia a la crítica ...


La sobreprotección, es el hecho de cuidar a una persona en exceso, querer protegerla de todo y no dejar que se equivoque y que afronte las consecuencias de sus equivocaciones. También implica que un déficit de confianza y una suposición de que la persona protectora es más capaz y superior en sus juicios.

A veces el amor nos puede llevar a proteger en exceso al ser amado. Esto no le ayuda en absoluto sino que le perjudica ya que no le deja crecer adecuadamente, no le deja madurar y aprender de las experiencias.
 Además convertimos a esa persona en alguien dependiente de los demás.

si de verdad me quieres, deja que me equivoque, deja que viva mi vida, deja que tome mis decisiones, déjame crecer como persona independiente, deja que desarrolle mi personalidad y mi autoestima.

La protección el algo positivo, y a veces necesario. Sobre todo cuando hablamos de niños. Sin embargo la protección la convertimos en algo negativo
cuando se convierte en una actitud exagerada que impide que la persona (o el niño) aprenda a desenvolverse, a ser autónomo, a interactuar.

Recordemos que los errores son una fuente muy importante de aprendizaje. A veces no nos basta con que nos expliquen ciertas cosas sino que necesitamos vivirlas para aprender verdaderamente.

Cuando la sobreprotección se realiza sobre personas adultas, el problema se agrava ya que estamos minando día a día su autoestima.

¿Cómo se puede sentir un adulto, cuando ve que no le dejan tomar sus propias decisiones? aunque estén intentando cuidar de él, lo cierto es que la sobreprotección hace que ese adulto no se desarrolle plenamente. Creará un malestar creciente con sigo mismo y un descontento general.
 

Cuando sobreprotegemos a alguien es porque no confiamos plenamente en sus capacidades, creemos que nosotros somos mejores y decidiremos mejor que él. Aunque así sea, esa persona, en especial si es un adulto, tiene derecho a tomar sus decisiones y a equivocarse.
Además, generalmente existen varias maneras de ver un mismo tema, es decir que una persona puede considerar una decisión como errónea y otra persona como correcta, o al revés. Cada persona tiene sus baremos y sus principios.

Proteger es positivo, sobre todo si hablamos de niños. Pero tenemos que tener cuidado y dejar que desarrollen su personalidad. A veces es muy bueno que se equivoquen.
Esos niños son personas y necesitan crecer.



si me quieres, respeta mis opiniones, respeta mis decisiones.
Déjame crecer, deja que viva mi vida.
 

No pretendas que tu pareja, hijo, ... viva tu vida, déjale vivir la suya
 
 


Felices días de sentirnos libres y dueños de nuestras decisiones.
 
Mer Muñoz
 
 
 
 
Artículos relacionados                                                Enlaces
Independencia emocional                                              Psicólogos Madrid Logoser
 
 

sábado, 26 de octubre de 2013

Decidí quererme.

 

 
Decidí quererme.
 
Decidí aceptarme con mis virtudes y con mis defectos.
 
Decidí que merezco mi cariño y compresión.
 
Comprendí que si no me respeto a mi mism@, no podré vivir plenamente.
 
Comprendí que puedo mejorar de verdad, si lo hago desde el amor y la aceptación a mi mism@.
 
Me quiero y me acepto.
Decidí quererme.
 
Decidí ejercer mis derechos.
 
Decidí que tengo derecho a cambiar.
 
Decidí que tengo derecho a tener y respetar mis propias opiniones.
 
Comprendí que soy un ser humano único, como todos, y que en esa autenticidad está mi valor.
 
Comprendí que no puedo pedir a los demás lo que yo mism@ no me doy.
 
Me acepto con mis virtudes y mis defectos. Me quiero y me respeto.
 
Comprendí que puedo gustarme independientemente de la opinión ajena.
 
Decidí vivir y sentir.
 
Decidí regalarme cada día unas palabras de ánimo y una sonrisa.
 
 
 
 
 
 
Hasta el próximo post.
 
Felices días de tratarnos bien, de aceptarnos y de regalarnos una sonrisa sincera.
 
Mer Muñoz
 
 
 
Artículos relacionados

Espejito mágico
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 6 de octubre de 2013

Necesidad de aprobación - Independencia emocional II





A tod@s nos gusta que los demás nos aprueben y nos elogien.
¿quién no se ha sentido bien ante unas palabras afectuosas, o de reconocimiento de nuestras virtudes o acciones?
Por supuesto esto es normal y positivo. Como he repetido en muchas ocasiones, somos seres sociables, y las relaciones que mantenemos con los demás son muy importantes.


El problema aparece cuando en largas etapas de nuestra vida, y para algunas personas más que para otras, la autoimagen se valora solo en función de lo que nos digan los demás sobre nosotros mismos.
Para sentirnos bien, para valorarnos, necesitamos oírlo de otras personas.


Nos convertimos en adictos de la aprobación externa, y somos personas con una gran dependencia de los demás.

Esto es muy negativo y peligroso para nuestra salud mental, porque nuestro estado de ánimo y  nuestra autoestima va a depender de los demás y no de nosotros, con lo cual tendremos un nivel de ansiedad general bastante elevado, ya que deberemos soportar la incertidumbre de no saber como nos vamos a sentir porque esto dependerá de las respuestas externas.

Por otro lado, seremos más vulnerables a las críticas, esto nos hará ser personas con comportamientos más inseguros y muchas veces no actuaremos como queremos sino como creemos que los demás esperan de nosotros. Esto a su vez provocará una autoimagen inferior.

El hecho de necesitar la aprobación externa nos hace más difícil ser nosotros mismos, y nuestros actos se adaptarán a lo que creamos que va a provocar esa aceptación que tanto buscamos.

¿Acaso la opinión de los demás es más valiosa que la tuya propia?Supongamos que haces algo, ante ese acto una persona te dice que eres alguien muy especial y que lo que has hecho es muy importante y valioso.
 Y, ante esa misma situación otra persona te dice que has actuado mal, que no sabes lo que haces y que eres un inútil.
¿quién tiene razón? ¿a quien hacer caso? esto subirá o bajará tu autoestima?

La opinión que los demás tienen de ti, está marcada por los pensamientos de esas otras personas y su manera de ver la vida.


Si solo nos valoramos por lo que otros nos digan, ponemos nuestra autoestima a merced del exterior, seremos fácilmente manipulables y nuestro nivel de ansiedad será muy elevado ya que estaremos muy expuestos a factores que no  controlamos.

¿por qué hay muchas personas que no ven como una amenaza el hecho de que les critiquen y que viven perfectametne sin la necesidad de que
otros aprueben sus actos o maneras de vivir, mientras que otras personas necesitan la aprobación constante de los  demás?
Puede ser por muchos factores, lo que está claro es que lo que hemos vivido en nuestro pasado, nuestra educación y nuestras relaciones anteriores afectan a nuestra manera de pensar y de interpretar lo que nos ocurre, y también afecta mucho a nuestra autoimagen y nuestra autoestima.

Quizás hemos vivido con personas que solo han sabido darnos críticas, que no nos han valorado como personas, que nos han exigido demasiado y que nos han hecho ver que la opinión de los demás es muy importante.
Quizás hemos tenido una relación en la que por mucho tiempo hemos vivido dependiendo de su estado de ánimo, de sus críticas y de sus deseos, sin pensar en lo que realmente queremos nosotros.
Quizás hemos tenido una educación en la que han primado los resultados, la obediencia y la imagen externa, antes que el amor a las personas y el valor del ser humano.

Lo importante es que ahora como adultos que somos, podemos replantearnos las cosas, podemos preguntarnos:
    ¿por qué soy así?
    ¿puedo ser de otra manera?
    ¿es así como quiero ser? 

    ¿es así como quiero seguir?
    ¿podemos cambiar esto?

Si, podemos cambiar nuestra manera de pensar y nuestra manera de evaluarnos.

Solo con el hecho de preguntarnos estas cosas ya estamos empezando a cambiar.
Muchas veces el hecho de sembrar una duda en nuestros pensamientos ya nos hace abrirnos a nuevos caminos y nuevas posibilidades en nuestra vida.

Por eso os invito a que os preguntéis:
¿por qué te desprecias a ti mismo cada vez que alguien te critica?
¿lo que los demás digan de ti te hace ser mejor o peor persona?
¿la opinión de los demás tiene más valor que la  tuya?
¿qué opinas de de ti mismo?
¿que opinas tu de tu comportamiento, de esas ocasiones en las que eres criticado o alagado?
¿tiene que importarte tanto la opinión de los demás?
si es un ser querido o cercano el que te critica, ¿no se puede equivocar?



La opinión de los demás solo puede afectarte en la medida en que tu te lo creas y en la medida en que dejes que eso te afecte.

Antes de dejar que una crítica te hunda sería bueno que te dijeses a ti mismo y te preguntases estas cosas:
     ¿qué opino yo al respecto?
     la crítica va dirigida a mi actuación, no a mi persona
     ¿puedo aprender algo de la crítica?, si no es así, no es una crítica válida para mi


Recuerda siempre tus derechos


Tienes derecho a aprobarte a ti mismo
¿a quién tienes que pedir permiso para aprobarte y para aceptarte a ti mismo?



Hasta el próximo post. Felices días de aprobación a vosotr@s mismos.
Mer Muñoz
Artículos relacionados

Exprésate
Idependencia emocional

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Espejito mágico (autoimgen y autoestima II)






Hola a tod@s
De vuelta de las vacaciones, espero que hayan sido gratificantes y os hayan ayudado a descansar y a disfrutar de pequeñas o grandes cosas.
 
Nos toca ahora retomar nuestras costumbres, nuestra rutina, nuestra vida.
 Algunos habremos realizado cambios y nuestro retorno será distinto,  y otros volveremos a  nuestra vida postvacacional de antes.
En cualquier caso, es bueno volver con ilusión, con ganas y con fuerzas para esta nueva etapa.

Quiero, con esta entrada, enviar un mensaje de fuerza interior, de positividad en nuestros pensamientos para comenzar el retorno con más esperanza, más ganas y con alegría en nuestro interior.
 
Vamos a hablar de como nos vemos a nosotros mismos y de como podemos vernos de una manera más positiva.

La manera en que nos vemos marca la manera en que nos comportamos y nos sentimos.

Actuamos como creemos que somos, y lo que creemos de nosotros mismos lo podemos modificar.

 
Imaginas un niño al que siempre le han dicho (sus padres, hermanos.... seres próximos) "eres feo", "eres poco inteligente", "nadie te querrá" ...
¿cómo creéis que se sentirá? ¿pensará que es guapo? ¿se querrá a si mismo? ¿tendrá un alto concepto de si mismo?
Esto es un ejemplo muy simple, pero la verdad es que nuestro cerebro funciona así. Este niño tendrá un concepto muy negativo de si mismo y además ya no necesitará que nadie le critique porque lo hará el solo, lo cual hará que su autoconcepto negativo aumente y aumente, esto influirá en su conducta y al mismo tiempo estas influirán en su autocrítica.

 
¿Qué te dices tu cuando te miras al espejo?
Sería muy bueno que te dijeses cosas agradables, mírate con cariño, fíjate en esas partes de tu cuerpo que te gustan o que puedes mejorar, haz criticas constructivas, sé positiv@ y valora lo que tienes.
No digo que te conformes sino que seas amable contigo. Piensa en ese niñ@ que recibió tantas críticas y que se merece palabras más amables y que le digan las cosas buenas que tiene y puede hacer.

 
¿Qué te dices cuando te miras en el espejo interior? Ese espejo que nos enseña como somos, si somos inteligentes, honrados, nobles, buenas personas, si tenemos principios...
Este espejo también refleja lo que hemos recibido de los demás y de nosotros mismos.
Si modificas lo que te dices, si cambias tus frases negativas sobre ti mismo y las conviertes en críticas constructivas, en posibilidades de cambiar, si te felicitas por las cosas buenas que haces y por las que puedes hacer, si actúas según tus principios y no según los principios de los demás, entonces, poco a poco, el espejo interior te irá devolviendo una imagen más positiva de ti mismo.
 
El espejo te devuelve un reflejo, el reflejo de lo que tu le das.


 
Pensamiento  dicotómico (todo o nada)

Muchas veces somos incapaces de ver cosas buenas en nosotros porque pensamos de manera absolutista, (todo o nada). Es decir somos buenos o malos, somos guapos o feos, somos altos o bajos, somos listos o tontos. Esto no existe en la realidad, en el universo estos conceptos no son reales, solo son términos que hemos inventado nosotros y además para cada persona estos conceptos son diferentes.

El pensar así nos hace mucho daño ya que nunca llegamos a ser guapos del todo, listos del todo, buenos del todo... Para ser guapo no es necesario ser solo guapo, habrá aspectos en nosotros que nos gusten y otros que no, podemos evaluarnos y ver si de verdad no nos gusta nada en absoluto de nosotros o si por el contrario vemos aspectos que si. (todos tenemos partes positivas, es cuestión de saber verlas).
Tampoco nos hacemos ningún favor si pensamos por ejemplo que somos malas personas o que somos torpes. ¿Qué es ser malo? ¿es hacer todo con intención de dañar? ¿es que no realizas ninguna acción sin intención de hacer daño? ¿Qué es ser torpe?

Todo lo que podáis pensar tiene escalas, además cualquier virtud o defecto es subjetivo. Por lo tanto si os estáis criticando evaluad la crítica, preguntaos que significa exactamente lo que os estáis llamando, hasta que grado es absolutamente cierto.
 
Si os ponéis una etiqueta, esta os paralizará, os hará actuar según el significado que tiene para vosotr@s esta etiqueta.
 
Quitaos las etiquetas y reemplazadlas por opiniones sobre vuestros comportamientos, no sobre vosotros mismos.
 
 
 
Feliz retorno
Recordad! alimentad a vuestros espejos con cariño hacia vosotr@s mismos, con actitud positiva. El espejo os devolverá una autoimagen más fuerte, alegre y capaz.
 
Hasta la próxima entrada
 
Mer Muñoz
 
 
 
 
Artículos relacionados

Autoimagen y autoestima
 
 
 





miércoles, 17 de julio de 2013

Ilusiónate




La ilusión, es algo muy importante para ser felices o para acercarnos más a la felicidad.
Tener ilusión por algo nos mantiene con ganas de vivir, con ganas  de levantarnos cada día, con alegría.
Ilusiones  grandes o pequeñas, lo importante es que no dejemos de tener algún plan que cumplir, algo que nos guste, algo que queramos conseguir, algo que nos haga sentirnos bien.
 Muchas veces llevamos una vida monótona, sin darnos cuenta de que hacemos lo mismo cada  día y dentro de todo lo que hacemos no hay ninguna actividad cuyo fin sea agradarnos a nosotros mismos.

Pregúntate
¿qué haces cada día para ti mism@?
¿cuántos minutos te dedicas a ti, sin pensar en otros?
¿qué haces por mantener tus ilusiones?


Pregúntate también
¿qué  obligaciones tienes cada día?
¿cuánto tiempo dedicas a realizar tus obligaciones?
¿cuántas de esas obligaciones las tienes por propio convencimiento?
¿cuántas de esas obligaciones las tienes por imposición externa, por costumbres...?

Pregúntate
¿puedes liberarte de alguna de esas obligaciones de las  que  no estás convencid@?



Repasa tus derechos
respeta tus derechos cada día. Solo con eso ya tendrás ilusión por vivir tu vida.


Crea tus propias ilusiones
Puedes empezar por cosas pequeñas (tomar un helado, hacer meditación unos minutos, dar un paseo, dedicar un tiempo para leer o ver en tv algo que te guste...)
Se trata de tener un espacio al día para ti, un espacio de tiempo que te haga ilusión y te apetezca vivir.


Apunta cada día esas pequeñas cosas que has hecho por ti, y felicítate por ellas.

Piensa en cosas que te hagan más ilusión. Algo que quieras hacer desde hace tiempo (un curso, un viaje, apuntarte a un gimnasio, mejorar tu vida de alguna manera, pedir ayuda...)
¿alguien te ha dicho que no puedes?
¿alguien te ha dicho que ya es tarde? ¿que eso no es para ti?
¿tu mismo te pones excusas para no perseguir eso que tanto te apetece y te motiva?
Inténtalo, solo el hecho de intentarlo ya te sentirás mejor, tendrás un motivo para moverte, y ese motivo es algo que realmente quieres.


No dejes que los demás te impidan perseguir tus metas.

Siempre es tiempo de  cambiar, nunca es tarde para avanzar

¿vives la vida que tu quieres vivir o la que  los demás  quieren que tu vivas?

Si tus metas no hacen daño a los demás(si respetan los derechos ajenos), entonces persíguelas.

Persigue tus ilusiones, no dejes que los  demás te digan que no vales.

Si intentamos realizar aquello que queremos, ya estamos creando ilusión.

Si no persigues algo por miedo a  fracasar, entonces has fracasado antes de comenzar.



Feliz verano de descubrir nuevas ilusiones y de renovar nuestras fuerzas para comenzar esos cambios deseados
 
 
Mer Muñoz
 
 

 

Artículos relacionados

Exprésate

El poder de las palabras
 
 
 
 

miércoles, 5 de junio de 2013

Inteligencia Emocional. Exprésate






Todos somos seres sociales.
Unos más y otros menos, todos necesitamos comunicarnos con otras personas y expresar nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestras opiniones...
La manera en que nos expresamos dice mucho de nosotros.

Muchas veces la manera en que nos relacionamos con los demás es poco adaptativa y no nos hace felices. Muchas personas no consiguen expresar sus sentimientos y deseos, otras no saben expresar lo que quieren si no es de una manera agresiva.

Nuestra sociedad y la manera en que nos han educado a la mayoría,  nos han enseñado a no ser asertivos, a conformarnos, a no pedir demasiado, a no preguntar mucho, a cumplir con nuestras obligaciones, sin embargo esa misma educación no se ha preocupado de enseñarnos  a  perseguir lo que queremos, a expresar nuestros deseos y a preocuparnos  por ser seres felices, respetando siempre a los demás.

 La educación que hemos recibido nos hace confundir el egoísmo con el hecho de preocuparnos de nosotros mismos, de querernos y de no renunciar a nuestros deseos.
No tiene nada que ver una cosa con la otra, la persona egoísta, principalmente solo piensa en si mismo y no se preocupa por la situación o el bienestar de los demás. Sin embargo el hecho de querernos a nosotros mismos y de perseguir nuestra felicidad no nos impide respetar y preocuparnos por la felicidad de los otros y su bienestar.
De echo, si no somos felices y no estamos contentos con nosotros mismos y nuestra situación, será más difícil que podamos dar lo mejor de nosotros mismos a los demás.

La vida  no debe ser solo, deberes ni hacer felices a los que nos rodean (hijos, padres, maridos, mujeres...) sin preocuparnos de hacernos felices a nosotros mismos.
A la larga esto pasa factura, nos hace personas infelices, irritables, a veces nos convierte en personas agresivas. También, esto puede llevarnos a trastornos psicológicos como ansiedad o depresión.

A menudo pensamos que los demás deben saber nuestros deseos sin que se lo  tengamos que decir, y nos escudamos en esto para no solicitar lo que queremos. Esto, a la larga nos pasa factura ya que no sentiremos cada vez más frustrados y nuestras relaciones se deteriorarán.


*****


Las personas sumisas, no saben pedir, solo dar, solo cumplir con las obligaciones, solo cumplir con las responsabilidades, se sienten responsables de todo lo que pasa, del bienestar de los que le rodean. No saben disfrutar, no se plantean lo que quieren o necesitan, a veces ni siquiera lo saben porque nunca se les ha ocurrido preguntárselo.
Son personas con las que es fácil convivir, pero a la larga esto provoca ansiedad, malestar, baja autoestima, sentimientos de rabia y de irritabilidad hacia las personas a las que cuida, depresión ...

Las personas agresivas, muchas veces lo que esconden es una baja autoestima, han aprendido que solo si son agresivos pueden conseguir lo que quieren, no se  saben relacionar con los demás de forma correcta, esto también pasa factura ya que las relaciones que tienen no son satisfactorias y la autoimagen se va empobreciendo al mismo tiempo que sus relaciones.


*****


NUESTROS DERECHOS COMO PERSONAS

Todas las personas tenemos derechos que deberíamos respetar si nos queremos, y que muchas veces nos saltamos, a veces incluso sin darnos cuenta.
Es muy recomendable respetar siempre nuestros derechos, y no hay que olvidar hacerlo respetando siempre el derecho de los demás.

Alguno de estos derechos son:

- Derecho a ser tratado con respeto y dignidad
- Derecho a tener opiniones propias y expresarlas cuando queramos
- Derecho a ser escuchado
- Derecho a decir NO sin sentirnos culpables
- Derecho a pedir y no renunciar a lo que quiero
- Derecho a tomar mis propias decisiones
- Derecho a cambiar
- Derecho a cometer errores
- Derecho a decidir que hacer con mi cuerpo, mi tiempo y mis propiedades
- Derecho a tener éxito
- Derecho a descansar
- Derecho a disfrutar
- Derecho a superarme
-Derecho a decidir con quien quiero estar y con quien no
-Derecho a quererme y respetarme
-Derecho a cuidarme
-Derecho a decidir que principios debo seguir y cuales no
-Derecho a no tener que agradar a todos


Pregúntate cual de estos derechos te estás quitando, todos son importantes y no debes  renunciar a ninguno.

*****

No es necesario agradar a todo los que nos rodean.

En las relaciones cotidianas ( cónyuges, hijos, padres, hermanos, amigos...)
Si anteponemos siempre la felicidad de los demás a la nuestra, estamos pagando un precio muy alto por agradar. A la  larga nos sentiremos cada vez más frustrados, más irritables, sentiremos que los demás no nos dan  lo mismo que nosotros ofrecemos y les veremos como seres egoístas, si mantenemos esto, podemos llegar a tener ataques de ansiedad, depresiones... Y, por supuesto nuestras relaciones con los demás se deteriorarán.

Pensar en uno mismo (respetando siempre los  derechos de  los demás) no significa ser egoístas. Si nosotros no somos felices, no podremos hacer felices a los demás.

Si queremos dar lo mejor de nosotros mismos, primero es necesario que nos respetemos y nos cuidemos, que atendamos a nuestras necesidades y nos sintamos bien con nosotros mismos. A partir de ahí podremos ofrecer lo mejor, ayudar a los demás y disfrutar de relaciones positivas.
 
Si nuestras relaciones se basan en pisar constantemente nuestros propios derechos para hacer más felices a los otros, entonces estamos siendo injustos con nosotros mismos. Además estas relaciones están basadas un precio demasiado alto que terminará por perjudicar nuestra propia salud mental y la relación en si.
 

Si te saltas tus derechos estás dando permiso a los demás para que también se los salten.

Si estamos muy pendientes de no herir a nadie en ninguna circunstancia, acabaremos lastimándonos a nosotros mismos y a los demás. P.Jakubowski
 
 


Hasta el próximo post. Felices días de respetar y ejercer nuestros derechos y de sentirnos orgullosos de quienes somos.
 
Mer Muñoz
 
 



Artículos relacionados

La culpa

El poder de las palabras

Autoestima y Autoimagen










domingo, 5 de mayo de 2013

Pensamientos nocivos I. La Culpa





Hola a todos, el tema de hoy es sobre el sentimiento de culpa.
Todos en mayor o menor medida hemos experimentado sentimientos de culpa exagerados o incluso totalmente equivocados.
A veces no somos capaces de liberarnos de esos sentimientos y nos adaptamos a vivir con ellos, ya sea porque no somos conscientes de ellos o del daño que nos causan, o porque nuestra personalidad o la de las personas que nos rodean nos hacen muy complicado salir de esa situación.

Existen muchos pensamientos que nos frenan, nos hacen sentirnos atrapados, nos perjudican, nos atan y nos impiden crecer como seres independientes y como personas libres y mentalmente sanas.

Uno de estos pensamientos, y uno de los que más nos atan es el sentimiento de culpa.

El sentimiento de culpa está formado por una serie de emociones y pensamientos que nos hacen sentirnos responsables de acontecimientos que nos suceden a nosotros mismos o a otras personas.

Cuando  el sentimiento de culpa se debe a una acción real por nuestra parte que ha provocado alguna consecuencia negativa, y además es un sentimiento proporcionado, entonces es positivo porque nos hace reflexionar sobre nuestras acciones y sus consecuencias. Este sentimiento nos ayuda a aprender de nuestros errores y, además, en nuestras relaciones interpersonales es fundamental para mantener relaciones positivas y duraderas.

El problema viene cuando el sentimiento de culpa se debe a una asociación incorrecta entre nuestras acciones y las consecuencias negativas. O cuando aún haciendo bien esa asociación, este sentimiento es desproporcionado. Es decir, cuando nos sentimos culpables de cosas que nos se deben a nuestras acciones o cuando nos sentimos demasiado culpables por acciones nuestras y este sentimiento nos impide avanzar y ser felices.

 
*****

¿Cuáles son los motivos o acontecimientos que nos pueden llevar a tener sentimientos de culpa nocivos y paralizantes?

Existen muchas experiencias en nuestra vida que nos pueden llevar a albergar estos sentimientos. voy a explicar algunas de ellas que relativamente comunes.  El hecho de identificar nuestros pensamientos erróneos y de descubrir que tenemos sentimientos de culpa que no deberíamos tener y que nos están haciendo daño nos puede ser de gran ayuda para liberarnos,  ya que muchas veces no nos damos cuenta de por qué tenemos esas emociones de malestar, nervios o  nos sentimos deprimidos...

- Acontecimientos de la infancia, a veces durante nuestra infancia hemos tenido alguna experiencia en la cual al actuar de una determinada manera hemos provocado un daño a alguien. Quizás esto se nos haya quedado grabado en nuestro subconsciente y nos esté enviando mensajes negativos que ni siquiera tenemos identificados. Por ejemplo, una persona que de niño, jugando con su hermano pequeño, le ha empujado y el niño se ha roto una pierna. Esta experiencia puede hacer que esta persona se sienta culpable y que mantenga ya de adulto una relación problemática con su hermano en la que le consiente más de la cuenta, no le lleva la contraria nunca, se deja convencer de todo por su hermano pequeño... Esta persona puede actuar así sin darse cuenta de que sus sentimientos están provocados por un acontecimiento de la infancia del que ni siquiera se acuerda.
Esto es un ejemplo, la infancia es una etapa determinante en nuestra personalidad, en muchos casos tenemos alguna/s vivencia/s que nos afectan especialmente y que podemos o no haber olvidado pero que nos está anclando al pasado y no nos deja crecer libremente.
El hecho de descubrir y revivir desde la edad adulta estas experiencias, nos es de gran ayuda para romper las cadenas del pasado y para liberarnos.

- Relaciones con personas tóxicas. Hay personas que nos atan, nos hacen sentirnos culpables de sus estados de ánimo, de sus altibajos, de sus depresiones, incluso de sus enfermedades físicas o mentales. Estas personas son expertas en el chantaje emocional (aunque a menudo, ni siquiera ellas son conscientes de lo que hacen) estas personas suelen ser personas victimistas y que achacan a los demás la responsabilidad de sus problemas, de igual forma, para solucionarlos siempre esperan que sean los demás los que se muevan y den los pasos necesarios para modificar las situaciones negativas.
Hay que tener cuidado con estas  personas, porque pueden ser seres muy cercanos a nosotros y que van provocando los sentimientos de culpabilidad en nosotros poco a poco, lo que consiguen es que estemos a su alrededor, que hagamos lo que quieren, que les cuidemos... y en el momento que no lo hacemos nos muestran su debilidad, su soledad, sus enfermedades. Muchas veces no nos damos cuenta hasta que ya llevamos mucho tiempo en esta situación y hemos adaptado nuestra vida a ayudar a estas personas confundiendo el amor y la amistad con la culpabilidad.
Es muy positivo para nosotros detectar estas relaciones, ser conscientes de hasta que punto nos están utilizando y de como nos afectan.
Ninguna relación que se base en la culpabilidad, o en la que uno de los miembros ate al otro desde el victimismo es una relación positiva.

-Baja  autoestima, si  tenemos una baja autoestima aumenta la probabilidad de que tengamos sentimientos de  culpa desproporcionados ante cualquier situación. Seremos personas más débiles y víctimas más fáciles de las relaciones personas tóxicas. Además al tener baja autoestima seremos más tendentes a realizar lo que esperamos que esperan de nosotros y también nos sentiremos más culpables por no haber realizado todo lo necesario.

-Falta de asertividad, al igual que la baja autoestima, la falta de asertividad nos hará más débiles y más tendentes a realizar lo que sea por agradar a las personas y tendremos pocas herramientas expresar lo que realmente queremos y no queremos. La probabilidad de tener sentimientos de culpa nocivos es mayor que en personas asertivas.

 
*****


Los sentimientos de culpa nos atan al pasado o a determinadas personas. Ser conscientes de que esos sentimientos están equivocados nos libera.

Los sentimientos nocivos de culpa, al alargarse en el tiempo pueden ir en aumento y pueden provocarnos problemas y trastornos psíquicos e incluso físicos.

Descubrid cuales son los sentimientos de culpa que os están atando, cuales son los pensamientos equivocados y por qué.

 
 
Feliz  descubrimiento y liberación de vuestras ataduras.
 
Mer Muñoz



 
Artículos relacionados
 
 
 
 








lunes, 15 de abril de 2013

Frases para pensar, frases para crecer






Hola a tod@s, la entrada de hoy es una pequeña lista de frases que aparecen en el blog y que pienso que merecen ser leidas de nuevo.

Espero que estas frases os gusten y os hagan pensar y reflexionar.

*****


 Quien no se atreve a realizar algo por miedo al fracaso, está fracasando ya en el propio punto de partida.

Actuamos como la clase de persona que creemos ser

La mayoría de las personas pasamos por la vida sin dar importancia al subconsciente, y sin prestarle atención, sin embargo esta parte de nuestra mente tiene un poder impresionante.

Nos empeñamos en hacer ejercicio para mantener y desarrollar nuestro cuerpo, pero nos olvidamos de hacer lo mismo con nuestra mente.

Está científicamente demostrado que hay enfermedades físicas cuya única causa son factores psíquicos

Antes de tratar una enfermedad debemos estar seguros de su causa (física o mental)

Es muy importante para nuestro crecimiento personal aprender a pensar en positivo y a liberarnos de los aprendizajes subconscientes grabados y que no nos dejan avanzar.

Para llegar a ser felices es deseable aceptarnos a nosotros mismos con nuestros defectos y virtudes, y ser conscientes de que podemos mejorar.

La autoimagen y la autoestima no son rasgos fijos de nuestra personalidad, están en constante cambio. Podemos modificarlas y mejorarnos a nosotros mismos.

El amor a sí mismo no evita el sufrimiento pero ni nos protege y nos ayuda a superar cualquier contrariedad.

Los grandes cambios empiezan por pequeños pasos y cada pequeño cambio es un gran triunfo

Todas las personas somos únicas e irrepetibles, y por lo tanto especiales, y nos merecemos lo mejor.

El único perdón que necesitamos es el nuestro. Es muy deseable que nos  perdonarnos a nosotros mismos.

Nuestro cuerpo es importante ya que es parte de nosotros y si nos queremos debemos cuidarlo

Que bonito sería poder decir esto: día a día descubriremos que vamos creciendo y mejorando y que el paso del tiempo nos hace mejores.

Si estamos contentos y orgullosos de nosotros mismos, entonces podremos dar a los demás lo mejor.

El mundo es un espejo que nos devuelve siempre la sonrisa o la mueca que le hacemos.

Es hora de que nos demos a nosotros mismos una nueva educación, basada en pensamientos positivos.

No podemos dominar todos los acontecimientos de nuestra vida, pero si podemos dominar como esos acontecimiento nos afectan.

Sonríe y el mundo te sonreirá.

Eres lo que piensas.

El rencor y resentimiento pueden hacer que nuestra mente y nuestro espíritu se hagan cada vez más oscuros.

Es necesario perdonar para tener libertad y librarnos de las ataduras que nos ligan a las personas que nos ofendieron.

El perdón nos hace libres, el perdón nos limpia el corazón y la mente.

Es importante tener claro cuáles son las cosas por las que merece o no la pena enfadarse.

Las personas tóxicas siempre buscan el lado negativo en lo que se dice o en lo que se hac. ponte en guardia .

Si te quieres a ti mismo, perdona. Te harás un gran favor.

La relajación nos ayuda a lograr tener fases de descanso y sueño verdaderamente reparadoras.

La relajación la podéis utilizar como arma para superar situaciones estresantes de vuestra vida.

Lucharé por mantener un propósito digno y una actividad mental positiva.

Se necesita valor para negarse a hacer una cosa que es mala, aunque otros la hagan.

Piensa en grande y tus hechos crecerán. Piensa que puedes y podrás. Todo está en el estado mental.

Mejora tu sueño y mejorarás tu vida.

Es muy  importante lo que nos decimos a nosotros mismos, estos mensajes pueden hacernos mejores y ayudarnos a crecer.

Tus palabras provocan cambios en tu mente y en tu cuerpo, ten cuidado con lo que te dices, emplea bien este poder ...

Tener confianza en nosotros es reconocer nuestras capacidades, limites y posibilidades. 

Conocemos la fuerza física porque la ponemos a prueba, pero respecto a la fuerza moral, tenemos miedo a comprobarla.

El que tiene confianza en si mismo jamás es un déspota, ni siquiera un hombre autoritario ...

Trabajemos para conseguir lo mejor, no para conformarnos con cualquier cosa.

Si aceptas tu cuerpo te liberarás de tus complejos y te sentirás más seguro en tu relació con los demás.

No hay cuerpo más bonito que un cuerpo sano.

La timidez tiene su origen y su causa fundamental en un descontento con uno mismo...

Personas tímidas: Nadie les ha enseñado a quererse a si mismos, dependen demasiado de la aprobación de los demás...

El poder que las críticas tienen sobre ti es el que tu mismo les das.

No busques en los demás lo que tu mismo no te das ...

No pretendas gustar a todo el mundo, lo importante es que tu te sientas seguro de lo que dices y pienses ...

Si nos respetamos a nosotros mismos seremos capaces de aceptar las críticas de manera constructiva ...

Si mejoráis vuestros pensamientos y vuestras asociaciones subconscientes estaréis mejorando vuestra vida.

La hipnosis es una manera de actuar sobre nuestro pensamiento subconsciente.

Si de verdad queremos cambiar y mejorar nuestra vida, los cambios deben comenzar en nuestro interior.

Saber estar solos es poder disfrutar de nosotros mismos

Intentemos relacionarnos con las personas que realmente nos gustan y nos pueden ayudar a ser felices.

El ser independientes nos hace ser más auténticos, más fieles a nosotros mismos y por lo tanto tenemos más que ofrecer a los demás.





Hasta el próximo post. 
 Trabajar en nuestro interior es la mejor de las inversiones.
Mer Muñoz



 Enlaces de interés
 





lunes, 1 de abril de 2013

Independencia Emocional




 
 
 
Saber estar solos
Si queremos tener relaciones verdaderas y auténticas ya sean de amor, de amistad, familiares… primero debemos saber estar solos,  debemos ser seres independientes para que nuestras relaciones no se vean enturbiadas por sentimientos de necesidad o de infelicidad o de dependencia.

Saber estar solos es poder disfrutar de nosotros mismos, de nuestras posibilidades, de nuestro cuerpo de nuestro hobbys. No debemos tener miedo a la soledad ya que se puede utilizar para encontrarnos a nosotros mismos, para conocernos mejor, para proyectar nuevas metas y meditar sobre lo que somos y lo que queremos. Tener momentos o temporadas de soledad pueden ser muy buenos para crecer personalmente.  

De esta manera nos relacionaremos con los demás de una manera enriquecedora, no lo haremos como seres dependientes, no tendremos pareja o amigos por necesidad sino porque esas personas serán especiales para nosotros y nuestros sentimientos serán auténticos.
 Esto nos ayudará no solo a tener relaciones verdaderas y positivas sino también a relacionarnos con las personas que realmente nos gustan y nos pueden ayudar a ser felices y no nos uniremos a personas que no nos convienen solo por el hecho de no estar solos.

También seremos personas más atractivas hacia los demás, ya que cuando una persona va por  la vida desde la independencia y la seguridad personal, tiene mucho más que  ofrecer que los que se relacionan haciéndose dependientes.
 El ser independientes nos hace ser más auténticos, más fieles a nosotros mismos y por lo tanto tenemos más que ofrecer a los demás ya que nos expresaremos y moveremos como los seres únicos que somos y sin intentar imitar a nadie o hacer lo que pensamos que los demás quieren ver u oir.

 

Si buscamos una pareja porque no sabemos estar solos, entonces lo más problable es que acabemos con una persona que no nos hace felices, y si tenemos la suerte de haber dado con esa persona merecedora de nuestro amor, es muy posible que acabe huyendo ya que le agobiaremos con nuestra dependencia y acabará por ver en nosotros a seres débiles y poco atractivos. Nos convertiremos en parásitos emocionales, seres que se pegan a otras personas por debilidad y que basan su existencia en la dependencia, seres que se van haciendo más débiles y que acaban exprimiendo a la persona que tienen a su lado.

 

Es bueno tener y reservarnos momentos, o temporadas de soledad para hacer cosas que no se pueden hacer cuando estamos en compañía, o que son más difíciles de hacer en compañía. Debemos aprovechar los tiempos de soledad para cuidar nuestro cuerpo, cuidar nuestra mente, meditar, descubrirnos a nosotros mismos, proyectar nuevas metas, pensar en lo que queremos y lo que no, conocernos mejor a nosotros mismos.

 
Cuidar nuestro cuerpo
                Cuidar nuestra salud (cuidar de nuestro cuerpo como si cuidáramos de un niño pequeño, alimentarle bien, de forma saludable, disfrutando de cada pequeña cosa que nos podemos permitir, como una comida sana, un buen paseo, ejercicios físicos o de relajación, mejoras en nuestro físico…) todo que además de darnos placer nos haga sentirnos mejor y nos haga estar más sanos.

 

Cuidar y cultivar nuestra mente.
 Tan importante como cuidar nuestro cuerpo es cuidad nuestra mente. Hacer ejercicios mentales de cualquier tipo nos ayuda a tener nuestra mente en forma. Aprender cosas nuevas, cambiar costumbres, disfrutar leyendo un buen libro, escuchar música…

 
Planear nuevos proyectos, tener nuevas metas e ilusiones.
Es importante tener siempre ilusión por algo nuevo, planear un pequeño o gran viaje, leer libros que nos hagan aprender algo nuevo, apuntarnos a algún curso que nos guste, conocer gente nueva, no debemos dejarnos llevar por la apatía y las costumbres. Las metas nuevas, aunque sean para hacer realidad pequeños deseos siempre nos hacen mantenernos con ilusión.

No te  autocastigues, ¿por qué no dejamos a esa persona o esas relaciones que no nos hacen felices? ¿Por qué nos aferramos a algo que no nos conviene? ¿Por qué no somos capaces de romper con esas personas que nos están dañando y que sabemos a ciencia cierta que no nos convienen y que nunca nos harán felices?

 *****

Existen ciertos sentimientos que son muy comunes y que muchas veces nos impiden avanzar.
     * Sentimiento de Culpa. A veces no nos decidimos a dejar a una persona porque nos sentimos culpables si lo hacemos. La verdad es que estar con una persona por pena o por obligación a la larga no trae más que problemas. Además de no ser felices tampoco seremos capaces de hacer feliz a esa otra persona.
Si esa persona en cuestión se conforma con una relación tan pobre no significa que también nosotros debamos hacerlo. Siempre que seamos fieles a unos principios humanos, siempre que seamos personas honestas, nuestro derecho y nuestro deber es buscar la felicidad  porque lo contrario es engañarnos a nosotros mismos y a los demás.

     *Sentimientos de baja autoestima. Muchas veces estamos unidos a una persona que no nos conviene porque tenemos una autoestima muy baja y pensamos que  no nos merecemos nada mejor. La verdad es que no se trata de encontrar a personas mejores o peores sino de que cada uno de nosotros somos únicos y si no buscamos nuestra felicidad, entonces nos estamos condenando a una vida muy pobre. Aprender a querernos y a aceptarnos tal y como somos es fundamental para poder ser independientes emocionalmente.

     *Sentimientos de miedo a lo desconocido. El miedo a lo desconocido también nos lleva a la inmovilidad. Muchas veces el miedo lo tendríamos que tener a lo conocido que ya sabemos que nos hace infelices. Es humano tener miedo a lo desconocido, pero cuando lo conocido es perjudicial, entonces hay que tener valor para luchar por nuestra felicidad.

     *Miedo a estar solo. Hay que desmitificar la soledad como algo negativo, al contrario la soledad  es un estado muy positivo y deseable a experimentar de forma periódica. Somos seres sociales y como tales debemos y necesitamos tener relaciones con otras personas, pero también es muy necesario para poder crecer personalmente el tener nuestro tiempos de soledad. En soledad podemos llevar a cabo procesos de autoconocimiento muy beneficiosos.

Todos los grandes pensadores han recomendado la soledad como algo básico a experimentar de vez en cuando. Como método para conocernos, pensar en nosotros, mimarnos, aprender a querernos y aceptarnos y  reflexionar sobre nuestras metas.

 

Por otra parte, la felicidad es muy relativa y no debemos basarla únicamente en una pareja. Es verdad que para muchas personas tener pareja es algo muy importante, pero lo bonito del ser humano es que no somos todos iguales y que hay muchas personas que son muy felices sin tener una relación de pareja. Aunque si es verdad que debemos relacionarnos con los demás y no renunciar a comunicarnos, a tener amistades, a salir…
 
Disfruta de ti mismo, mímate, aprende a disfrutar de la vida desde una situación de independencia emocional. Relaciónate con otras personas desde tu autencitidad. Quiérete a ti mismo y busca relaciones que te enriquezcan, no te aferres a personas que no merecen tu atención.
 
Hasta el próximo post. Felices días de encuentro con vosotros  mism@s y de disfrutar y aprovechar vuestros espacios de soledad.
 
Mer Muñoz

 

Artículos relacionados                  

Relajación

 Enlaces de interés